0

La historia del chocolate LINDT

Rudolph Lindt

Chocolate ¿Del que se derrite en la boca?

Era el año 1879. Rudolph Lindt, el hijo de un farmacéutico de Berna, quería fabricar chocolate. ¿Imaginas como era el chocolate en aquella época? Era duro: difícil de procesar y difícil de comer, había que masticarlo. La creación de un chocolate suave, que se pudiera disfrutar y que fuera un placer para los sentidos era una idea que no se haría realidad fácilmente. Rudolph Lindt era un pastelero sibarita y refinado que quería crear un chocolate que no fuese duro y que resultase agradable al paladar. Compró una antigua nave industrial equipada con maquinaria anticuada. La sorpresa de la sociedad bernesa fue mayúscula, pero Rudolph no desistió. Realizó algunos experimentos, pero sin éxito. Todo lo contrario: se formó una capa blanca sobre la masa del chocolate. La sociedad bernesa le menospreció.

Fue su hermano August, farmacéutico como su padre, quien analizó la capa blanca, que resultó ser grasa cristalizada. Prosiguieron con los ensayos durante muchas horas. ¿Más cacao en grano? ¿Cocinar la manteca de cacao? ¡Nadie lo había hecho antes! Siguió refinando la receta, trabajando en ella y experimentando. Por más que se esforzaba, sin embargo, no conseguía alcanzar su objetivo. Entonces llegó esa tarde de viernes. Rudolph, del que se burlaban diciendo que era un ‘señorito’, se fue de la fábrica sin haber terminado su trabajo y, lo que aún es más importante, sin haber apagado las máquinas. ¿Se olvidó de hacerlo por las prisas? ¿O fue a propósito? ¿Tuvo una corazonada o fue un pequeño acto de rebeldía? Nunca lo sabremos. Lo único cierto es que las máquinas siguieron funcionando durante todo el fin de semana.

Tan sólo al entrar en la fábrica el lunes siguiente, Rudolph se llevó un buen susto. Sin embargo, en el tanque de agitación no había una masa de chocolate dura y chamuscada. La masa brillaba. Olía maravillosamente bien. Y cuando la probó, se convirtió en la primera persona que experimentaba cómo se derrite el chocolate en la boca. Estaba emocionado.

El secreto del 'chocolate extrafino'

Hasta ahora, nadie o muy pocas personas, han sabido el secreto. El hecho es que la agitación durante horas, incluso durante varios días y sus noches, es parte del proceso del conchado.

País pequeño, larga tradición

Durante 150 años, los productores de chocolate suizos y del resto del mundo han intentado descubrir el secreto sobre el que se basa la receta familiar. Nadie lo ha conseguido hasta ahora. El chocolate que se derrite en la boca de Rudolph Lindt ha sido un símbolo no sólo del mundialmente conocido chocolate suizo, sino también de la capacidad de innovación y del espíritu innovador de los empresarios de éxito de este pequeño país del corazón de Europa: el país del chocolate LINDT.

Mirá como el chocolate LINDT fue inventado