0

Chocolate y Té

El té y el chocolate abren un sinfín de combinaciones de sabores emocionantes y atractivas. El interminable número de mezclas que caracterizan tanto al té como al chocolate permiten una complaciente experiencia multi sensorial.

Guía paso a paso en una experiencia de degustación de té y chocolate

Una vez que has preparado tu té al punto perfecto llega el momento de degustar juntos el té y el chocolate. Para conseguir los mejores resultados al degustar varios sabores de chocolate, toma un sorbo de tu taza de té de forma que alcance la parte trasera de la boca hasta alcanzar las papilas gustativas más profundas. Moviliza el líquido hasta cubrir toda la boca y traga, seguidamente muerde una pieza de chocolate.

Este proceso sirve para lograr subir la temperatura de la boca de forma que el chocolate se derrita de forma rápida y equilibrada para que puedas saborear los sabores del té y del chocolate juntos. Al catar chocolate con un alto contenido en cacao, el proceso de cata del chocolate debe invertirse, probando primero el chocolate y a continuación el té. El intenso cacao se verá suavizado por el té caliente asegurando que todos los sabores y matices se agudizan.

Sabías que...

El té se convierte en “cremoso” a medida que se templa. Esto significa que el líquido se empieza a enturbiar como si hubieses añadido un poco de leche. El té que se haya “cremado” no debe utilizarse en una degustación, ya que su personalidad se ha visto alterada y ya no representa sus sabores esenciales característicos